Repensar lo local: ¿Quién, cómo, por qué?

“La diversidad” es un programa de acción donde la “diferencia” se convierte en el núcleo de los proyectos sociales dirigidos hacia la inclusión. Aquí es donde la “diferencia”, la realidad insistente, se convierte en “diversidad”, el agente del cambio. Muchas respuestas históricas y contemporáneas hacia la “diferencia” difícilmente merecen el nombre “diversidad” —racismo, discriminación y desigualdad sistemática. Como agenda normativa y programa social, la diversidad se opone a los sistemas de exclusión, separación o asimilación.

Mientras nos recuperamos de la pandemia del COVID 19, aquellos comprometidos con la “diversidad” como un programa de acción deben lidiar con la desestabilización de relaciones consolidadas entre los individuos y la sociedad, así como las escalas para medir el objetivo normativo con el que brindar toda posibilidad de “diferencia”.

  • ¿Qué constituye lo local? ¿Cuál es el alcance de la preocupación ética en nuestra respuesta a esta pregunta?
  • ¿Cómo protegemos lo local? ¿Que modalidades disponen las instituciones y el gobierno? ¿Es la escala local capaz de conectar con el tipo de medidas necesarias para enfrentar un problema global?
  • ¿Y las tendencias compensatorias, cuando lo local se convierte en un nuevo modelo de proteccionismo —cierre perimetral, restricción del movimiento?